Trucos para ahorrar en la factura de la luz

blog-eficiencia-energetica
Certificación de eficiencia energética de los edificios
10 mayo, 2016
sigueme imegal
¿Conoces al detalle tu consumo energético?
23 junio, 2016
Show all

Trucos para ahorrar en la factura de la luz

ahorro-luz

Entre los gastos del hogar, la factura de la luz ocupa un lugar muy importante y si podemos reducirla, aunque sea un poco, notaremos un ahorro a la larga que siempre será bienvenido. Además, el medio ambiente nos lo agradecerá si cada uno ponemos nuestro granito de arena.

Entre nuestros hábitos de consumo, debemos tener en cuenta:

  1. Elegir la iluminación adecuada para cada estancia de la casa. Además, si compramos bombillas de bajo consumo, mejor. Sí, son un poco más caras, pero a medio plazo nos ayudan consumiendo menos energía.
  2. Apostar por electrodomésticos con un consumo energético más eficiente. Cuando nos toque ir renovando los electrodomésticos antiguos, tener en cuenta comprar los de clase energética más elevada posible.
  3. El aire acondicionado como mínimo a 24 o 25ºC. Lo ideal es que la diferencia de temperatura exterior con la del aire acondicionado no exceda de 12ºC. ¿De qué nos sirve una temperatura de 18ºC si luego en casa nos tenemos que abrigar por el frío? Es un gasto de energía innecesario. Además, nuestro cuerpo debe aclimatarse y no experimentar diferencias de temperatura en exceso que nos puedan provocar un resfriado. Así que recuerda, el aire acondicionado a 24  25ºC, de esta forma nuestro bolsillo, nuestra salud y el medio ambiente nos lo agradecerán.
  4. Si usas aire acondicionado o calefacción, aisla adecuadamente puertas y ventanas para evitar posibles fugas de frío o calor.
  5. Evita poner alimentos calientes en la nevera. Durante el tiempo que tarde en enfriarse, lo que provoca es que la nevera tenga que trabajar un poco más para que no suba la temperatura. Y si vamos a descongelar un alimento, es preferible que lo hagamos en la nevera en lugar de dejarlo fuera, ya que el frío que desprende ayudará a refrigerar y por consiguiente disminuir el gasto. También, revisar que la distancia entre la nevera y la pared es suficiente así como evitar que se acumule hielo, ajustando la temperatura de la nevera a 5ºC y la del congelador a -18ºC.
  6. Aprovecha el calor del horno o vitrocerámica para cocinar varios alimentos a la vez o una detrás de la otra, apagándolos un poco antes de terminar para aprovechar el calor residual.
  7. El “stand by” de los aparatos consumen energía, poca pero consumen y a la larga es algo que se nota. Si ponemos regletas con interruptor evitaremos que los aparatos sigan consumiendo cuando nos los usamos.
  8. Usa los programas cortos de lavado en frío en lavavajillas y lavadora siempre que te sea posible. Además, usarlos siempre a carga completa.
  9. ¿Conoces la leyenda urbana de que un aparato consume más al ponerlo en marcha que dejándolo continuamente encendido? Pues eso, es una leyenda urbana. Enciende solo los aparatos cuando los necesites. Por ejemplo, el termo. Si nuestros hábitos de ducha son siempre los mismos, ¿por qué no colocar un programador que encienda el termo unas horas antes de su uso y se apague el resto de horas?

En nuestra factura de la luz:

  1. Elegir correctamente la potencia que tenemos contratada. Es importante ajustar la potencia eléctrica contratada a nuestras necesidades y evitar contratar kW de más, consiguiendo en la mayoría de los casos un pequeño ahorro pero constante a lo largo del tiempo.

¿Sabías que IMEGAL te ofrece la posibilidad de hacer un estudio de ahorro gratuito y sin compromiso?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Información sobre cookies

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

Cerrar